La Ciudad Prohibida

DSCF3930 China. Beijing. Ciudad ProhibidaHoy salimos a las nueve para ir a ver la Ciudad Prohibida. Desconcertamos al guía porque hemos despedido al conductor y hemos decidido ir en metro para evitar los atascos. La verdad es que llegamos en un momento a la plaza Tiananmen. En la entrada de la Ciudad Prohibida Patxi nos paga la entrada y le decimos adiós. Tenemos su móvil por si lo necesitamos. Hemos renunciado a ver el Templo del Cielo y el Palacio de Verano que también estaban incluidos porque es imposible moverse por Beijing. El tráfico lo colapsa todo y el tiempo se pasa en los trayectos. Son más de catorce millones de habitantes.

DSCF3973 China. Beijing. Ciudad ProhibidaLa Ciudad Prohibida es un complejo arquitectónico  que se completo en 1420 con el Emperador Yong. Fue la residencia de dos dinastías imperiales, la Ming y la Qing que no salían de ella si no era estrictamente necesario. Gobernaron en sucesión 24 emperadores durante casi 500 años en los que la entrada fue prohibida al pueblo. A menudo los emperadores asignaban el poder real a la corte de los eunucos. La mayoría de las edificaciones actuales son posteriores al siglo XVIII. La ciudad prohibida tuvo numerosos incendios por interés de los eunucos y los oficiales que se enriquecían con las facturas. En 1664 los Manchures tomaron la ciudad y la quemaron junto con todos sus libros, pinturas y pergaminos. En el siglo XX hubo dos grandes pillajes, el primero por las fuerzas japonesas y el segundo por el Koumintang en vísperas de la llegada del comunismo en 1949, que se llevaron cientos de reliquias a Taiwán y que se exponen en el Museo  del Palacio Nacional de Taipe.

Entramos por el patio exterior, cruzamos por uno de los cinco puentes de mármol y nos encontramos la Puerta de la Suprema Armonía, un pabellón de doble alero destinado a recibir en audiencia a las visitas y que durante la dinastía Qing (1644-1912) fue salón de banquetes. Pasamos a otro patio y nos encontramos el Salón de la Suprema Armonía, actualmente tapado por unas lonas que reproducen su forma, porque están en obras. Pasamos por el Salón de la Armonía Media y el Salón de la Armonía Preservada.

Después de haber explorado algunas dependencias laterales, salimos de la Ciudad Prohibida por detrás y en un sencillo restaurante local comemos unos tallarines y una gran sopa de tomate. Luego paseamos por las calles de un hutong cercano. Los hutong son barrios de casas bajas más o menos sencillas y que escapan todavía de la modernización de Beijing. Andamos hasta el inicio de la calle Wang Fu Jing y nos la pateamos hasta su otro extremo, el que cruza con Dong Chang’an Jie. Nos vamos metiendo en las tiendas y compramos bastante. Al final de la calle entramos en una gran librería y Manu compra libros y revistas de electrónica escritas en chino.

DSCF4018 China. Beijing. Calle Wangfujing. ColateralDSCF4024 China. Beijing. Calle Wangfujing. ColateralCenamos en un área muy animada que hay frente a la librería. Se trata de un pequeño mercado de recuerdos y una zona de pequeños restaurantes y puestos ambulantes. Tomamos tofu, rollos de primavera y otros pinchos. No nos atrevemos con las estrellas y los caballitos de mar, ni con los diferentes tipos de gusanos, pero es todo un espectáculo ver las comidas expuestas, muy exótico. Tomamos el metro allí mismo y nos vamos al hotel.

 

DSCF4033 China. Beijing. Calle Wangfujing. Colateral

Deixa un comentari

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.